sábado, junio 14, 2014

En la fuerza no está la solución

Entrevista con Magda Correa


Por Patricia Iriarte

Desde el asesinato de Alfredo Correa De Andreis por parte del Bloque Norte de las AUC, su hermana Magda se volvió la cabeza visible de la familia Correa en la búsqueda de la verdad por el crimen del académico, ocurrido en septiembre de 2004.  “El día que mataron a Alfredo yo perdí el miedo”, dice Magda cuando le pregunto si a lo largo de estos diez años de lucha no ha sentido alguna vez temor por su vida. Ella ya no tiene miedo, por eso en todo este tiempo, a pesar de los riesgos y de las voces que le han llamado loca, no ha dejado de denunciar a los culpables y de exigir justicia.

Alfredo Correa
En el caso de Alfredo Correa, gracias a la experticia del abogado José Humberto Torres y de la solidaridad e indignación de la comunidad barranquillera, los órganos de justicia actuaron con relativa celeridad y capturaron a tres personas vinculadas al crimen: un sicario llamado Juan Carlos Rodríguez De León, alias “El gato”, que siguió órdenes del jefe paramilitar Edgar Ignacio Fierro, alias “Don Antonio”, quien a su vez habría obedecido instrucciones de Rodrigo Tovar Pupo o “Jorge 40”. Todo con la complicidad y colaboración del entonces director del DAS, Jorge Noguera, quien le entregó a los asesinos la información recopilada por ese organismo sobre los movimientos cotidianos del profesor universitario. Todos ellos están condenados, sin embargo, Magda Correa sabe que falta una ficha clave que hasta ahora ha logrado burlar a la justicia; se trata del ex subdirector del DAS en el Magdalena, Javier Valle Anaya, quien al parecer se encuentra asilado –quizás protegido, dice ella– en los Estados Unidos.

La tragedia que abre sus ojos
Magda, quien trabaja como secretaria en una entidad pública, era una mujer como cualquier otra de la clase media de Barranquilla hasta esa tarde de septiembre de 2004 cuando la historia de su familia fue quebrada de un tajo; cuando arrancaron una de las cuatro patas de la sólida mesa familiar, como dice siempre su padre, don Alfredo Correa Galindo.

“Con el asesinato de Alfredo yo abrí los ojos y conocí la verdadera Colombia, porque antes de eso yo vivía en un jardín de rosas. Yo escuchaba a Alfredo hablar de estas cosas, pero veía aquello tan lejano… era algo que no entendía y en lo que no quería involucrarme. Cuando nos pasó esto fue cuando empecé a ver la realidad y a relacionarme con personas que estaban en la misma situación.” Desde entonces cambió su visión de las cosas y, si antes era apática y cómoda, a partir de la tragedia ha tenido que enfrentar situaciones que nunca había imaginado.
Magda Correa


“Ha sido una experiencia que me llevó a descubrir a la Colombia real. Mi Colombia era mis hermanos, mi papá, mis amigos, los cumpleaños, los showers, las reuniones familiares… cuando un día descubro que no es así, que ese no es el mundo donde vivimos. Para la familia ha sido devastador, ninguno ha vuelto a ser el mismo, cada uno ha hecho su duelo a su manera y todavía no salimos de él.”



La situación que Magda describe es la misma que han vivido cientos de miles de familias colombianas que han visto cómo la espiral de violencia se ha llevado a sus seres queridos y en la mayoría de los casos asisten con impotencia a la inoperancia de la justicia.

La prensa, que en opinión de Magda ha jugado un papel fundamental de acompañamiento a la familia, siempre recuerda que su hermano adelantaba investigaciones académicas sobre los derechos de los desplazados en diferentes lugares del Atlántico y el Magdalena; que había hecho denuncias sobre los daños ambientales que causaría el puerto carbonífero de Palermo  y que estas actividades, según los testimonios del proceso, fueron el pretexto para acusarlo de rebelión y detenerlo ilegalmente durante 27 días. Como se sabe, al recuperar su libertad Alfredo Correa había dirigido dos cartas al entonces Presidente de la República, Alvaro Uribe Vélez, suplicando su intervención ante la injusticia de que estaba siendo víctima, pero nunca obtuvo respuesta. Meses después cayó abaleado a pocos metros de su casa junto con su escolta.

A partir de allí se fracturó la vida de esta familia que antes de la tragedia vivía unida y feliz. Alfredo, a pesar del ser el mayor, era el más apegado a sus padres, a quienes llamaba varias veces al día tanto para contarles lo que hacía como para preguntarles si todo estaba bien en casa. “A mis padres los ha mantenido vivos la esperanza, no solo de que haya justicia sino también que haya paz en Colombia, porque eso fue lo que Alfredo Rafael siempre predicó”, recuerda Magda con una mezcla de orgullo y de nostalgia.

La experiencia ha sido dura, pero le ha permitido crecer como persona y tener una visión distinta de la realidad colombiana. En los foros en los que ha participado ha aprendido que los procesos de negociación para resolver largos conflictos exigen un tiempo generoso para entregar resultados, y porque sabe que este gobierno está haciendo su mejor esfuerzo confía en que la salida negociada será posible.

Considera que el acuerdo sobre víctimas alcanzado en La Habana es un aliciente para los familiares y sobrevivientes pues, “aunque parezca absurdo, el hecho de que los responsables reconozcan su error y lleguen a decir que esto no va a volver a suceder es un gran paso.. Por eso es tan importante que la gente entienda que por la vía de la fuerza no se va a llegar a nada. El camino de la fuerza no es la solución, la solución es sentarse a hablar.”

-          Magda, finalmente, si en aras de la paz fuera necesario perdonar a los victimarios y concederles una amnistía o algo similar, ¿usted qué sentiría?

“Es duro aceptar que los culpables sean objeto de algún beneficio, pero estoy segura de que si Alfredo Rafael estuviese vivo también diría que hay que negociar. Ese era su pensamiento, siempre por el diálogo y la reconciliación.”


domingo, junio 01, 2014

EL VOTO CARIBE POR LA PAZ

Nota editorial
Colombia está pasando por un momento absolutamente decisivo en su historia. Un momento en el que se define la transición presidencial y con ella, la suerte de unos Diálogos de Paz que por primera vez en cinco décadas representan una posibilidad real de solución al conflicto armado que tanto nos ha desangrado social, económica, política y psicológicamente. Quienes suscribimos la siguiente declaración -más de 200 personas hasta la fecha de hoy- creemos en la seriedad de las negociaciones que el gobierno de Juan Manuel Santos está llevando a cabo en La Habana con los voceros de las Farc; no queremos que se levanten de la mesa hasta que se hayan firmado los acuerdos para todos los puntos de la agenda y Colombia pueda pasar, finalmente a una etapa de postconflicto y aclimatación de la paz. Tenemos, igualmente, sobradas razones para pensar que un eventual gobierno de Oscar Iván Zuluaga, representante del proyecto Uribista llamado Centro Democrático (que no es de centro ni democrático) va a dar al traste con lo avanzado hasta ahora en ese proceso de negociación, y nos va conducir a una situación de más y más odio, de más y más guerra, de más y más vergüenza para todos los colombianos y colombianas. Por ello, y sin que consideremos que Juan Manuel Santos nos representa  política ni ideológicamente, ponemos el interés supremo de la paz por encima de nuestras diferencias con su gobierno neoliberal y hacemos un llamado a respaldar su nombre en los próximos comicios electorales. 



NUESTRAS RAZONES


1. La Región Caribe colombiana fue rasgada por la guerra desde la llegada de los españoles. Este territorio, tanto o más que cualquier otro, fue testigo mudo del genocidio de los pueblos indígenas a manos de los conquistadores.

2. Luego, golpeada y diezmada por las interminables batallas que llevarían a la Independencia, esta región puso una gran cuota de sangre, distinguiéndose en esa gesta los cartageneros y las tropas del Almirante José Padilla.

3. A finales del siglo XIX y comienzos del XX, la Región Caribe siguió defendiendo la paz conquistada, convirtiendo su territorio en sitio de llegada y acogida de miles de ciudadanos que venían huyendo de la guerra; migrantes de Europa, de los países árabes, del mundo judío y del continente asiático llegaron a establecerse en este Caribe de oportunidades. A todos ellos se les dio cobijo para que pudieran construir familias, empresas y vidas nuevas bajo vientos de paz y hospitalidad. Es en esta región donde judíos, árabes, alemanes, polacos e italianos, solo para citar algunos de nuestros migrantes más numerosos y queridos, pudieron encontrarse para hacer amistad y negocios dejando atrás los odios de raza, religión y territorio.

4. Desde mediados del siglo XX la Región Caribe fue la tierra prometida para los que huían de la violencia intestina de los partidos y las guerrillas en el interior del país, llegando de los santanderes, de los departamentos andinos, del Tolima, del Valle  y de la zona cafetera. Ellos han poblado nuestra región y hoy son tan caribes como cualquier otro caribeño de nacimiento y herencia. También aquí esta primera y segunda generación de desplazados encontraron acogida y solidaridad, en medio de una región empobrecida por las decisiones de inversión tomadas desde el centro, no obstante haber servido para el encuentro con la economía mundial y contar con la riqueza ambiental, turística y cultural más importante de la nación.

5. Para los años 70s esta región fue la primera damnificada del naciente negocio del narcotráfico, poniendo muchos muertos bajo la mirada indiferente del nivel nacional. Para ese momento seguíamos recibiendo, en forma cada vez más numerosa, a los desplazados de la violencia  guerrillera  y del Frente Nacional.

6. La Región Caribe, desde los años 80s hasta el inicio del nuevo siglo, recibió además la embestida atroz de las guerrillas. Muchos costeños fueron secuestrados, asesinados y obligados a salir de sus tierras, destinando a los más pobres a la miseria de las periferias urbanas, así como a otros a dejar el país. Esta violencia, dada la debilidad institucional, fue repelida por otros grupos armados que terminaron, so pretexto de la defensa de unos, causándole aún más daño a toda la gente del Caribe.

7. Hemos sido víctimas, entonces, de todo tipo de grupos armados ilegales y de sus métodos más inhumanos; aquí se asentaron los hermanos Castaño, Mancuso, “Don Berna” y “Jorge 40”, junto con los frentes más criminales de la guerrilla. Nuestra tierra ha sido testigo y víctima indefensa de algunas de las más terribles masacres nacionales. Siguen recordándose entre las páginas más sangrientas del país las masacres de El Salao, la Mejor Esquina, Nueva Venecia, Chengue, así como la larga y sostenida masacre de la población étnica de San Onofre, donde se ensañaron con la muerte y se diezmó una población buena y hospitalaria por naturaleza. Siete de los ocho departamentos del Caribe colombiano vivieron en carne propia la guerra, y aún el archipiélago de San Andrés ha padecido los efectos de la guerra económica y la violencia del narcotráfico, que bastante daño le han hecho a su población.

8. Ante toda esta violencia la gente del común ha respondido con factores naturales de resiliencia, queriendo dejar la guerra atrás; ha enterrado a sus muertos y quiere una nueva oportunidad. Solo hay que mirar el renacer de los Montes de María y la dinámica económica en la que toda la región viene participando, para entender lo que se desea. No somos un pueblo de odios y venganzas, somos la región que mejor representa la paz en este país, y como tal hoy, cuando se blanden nuevamente las banderas de la violencia y “el todo por la fuerza”, como Región unida debemos responder con Paz.



PROCLAMA

Entendemos que la guerra y sus efectos han sido generados por diversos tipos de grupos armados, pero entendemos que la paz exige la capacidad de superar  creencias como la Ley del Talión y cualquier otra forma de venganza.
Entendemos que no solo la guerrilla sino los demás grupos armados ilegales, así como las guerras de partidos, la debilidad institucional y la corrupción de muchos años han contribuido también a esta situación.
Entendemos la urgente necesidad de proteger a las víctimas y proceder el Estado a indemnizarlas y apoyarles para un nuevo futuro.
Entendemos que las negociaciones de paz demandan calma y un proceso sostenido y continuo de dos partes con voluntad de diálogo y de concordia.
Entendemos que la Paz, con mayúscula, demandará una convocatoria ciudadana posterior para refrendar los acuerdos que se logren en La Habana.
Queremos superar el pasado lleno de odios y tragedias para pensar un futuro de progreso y estabilidad.
Queremos, con orgullo, seguir representando a Colombia ante el mundo a partir de la cultura, la alegría y la riqueza natural y no desde las horribles caras de la guerra.
Queremos que la reconciliación permita recuperar a las víctimas y victimarios de los conflictos, para que no sigan afectando la seguridad ciudadana, se reduzca la violencia familiar y urbana y se mejore su calidad de vida, de forma que los miembros de las llamadas Bandas Criminales y otros grupos creados por la violencia social puedan caber también en el proceso de paz.
Queremos fortalecernos y ser autónomos como Región en Paz, y aportarles nuestras lecciones  de reconciliación y perdón a toda Colombia.
Queremos apoyar a nuestra gente y a los hermanos venezolanos de la mejor manera, por lo que además de recibirlos con afecto solidario, es nuestro deber evitar un potencial conflicto con el gobierno de Venezuela ya que así no podríamos apoyarlos ni proteger al tiempo a nuestra Región Caribe.

Es hora de que la Región recuerde sus gestas, recoja las enseñanzas de nuestro querido Gabo, honre la valentía de sus mujeres frente a la guerra, escuche la lección espiritual de nuestros hermanos de la Sierra Nevada de Santa Marta, comparta las alegrías de nuestros futbolistas y conserve la bella costumbre de acoger a todos en nuestro territorio.

Por todo lo anterior, convocamos a todas las personas que nacieron en nuestra tierra o que llegaron aquí desde cualquier parte del mundo, del interior o del sur de nuestro país y que hoy se sienten orgullosamente costeños; a las y los costeños en tierras andinas; a los santandereano-caribes que lideran nuestro comercio y a todos los Caribes regados por el mundo, a VOTAR POR LA PAZ el próximo 15 de junio, eligiendo a Juan Manuel Santos como Presidente de Colombia.

Queremos al Caribe unido en una sola causa, la Paz, para que no vivamos otros 50 años de guerra y para que los egos y la venganza no sean los que definan nuestra suerte.


¡TODOS SOMOS EL VOTO CARIBE POR LA PAZ!

viernes, febrero 14, 2014

El Arte en Carnaval

Hoy comenzó en Barranquilla el VIII Carnaval Internacional de las Artes, que organiza la  Fundación La Cueva bajo la batuta de Heriberto Fiorillo y su compañero de fórmula, Efraim Medina Reyes.




Este año, como siempre, el evento tiene  invitados muy especiales, entre ellos los músicos Larry Harlow, Adalberto Alvarez, Kevin Johansen y la agrupación colombiana Ondatrópica. La cuota literaria viene con la destacada escritora cubana Wendy Guerra y el autor mexicano Paco Ignacio Taibo II. También estarán la actriz de cine Marisa Tomei, el grupo  Zanguango Teatro y las marionetas de los italianos Agostino Cacciabue y Rita Xaxa, de Tages Teatro.

Aqui, nuestros recomendados de la programación:




Teatro Amira de la Rosa, 13 al 16 de febrero: 
Exposición del caricaturista e ilustrador argentino Alberto Montt y de los artistas colombianos Nithto Cecilio y Gustavo Tatis 

Viernes 14
Fundación La Cueva
10:00 am El editor como autor. El editor español Manuel Borrás, de editorial pretextos, en conversación con el poeta y novelista colombiano Darío Jaramillo Agudelo.

11:30 am La realidad que es puro teatro. Ángel Beccassino, creador argentino y Marc Caellas, catalán, dialogan sobre la verdad y las falsedades, las ficciones y la realidad.

3:00 pm: ¿Cómo escribir una novela negra? El autor mexicano, Paco Ignacio Taibo II, conversará frente al público con Ángela María Pérez acerca de los distintos matices de la literatura policíaca.


Teatro Amira de la Rosa
Wendy Guerra

3:00 pm: Amor, música y poesía. Presentación del pianista cubano Ernán López-Nussa y de su esposa, la escritora Wendy Guerra, en charla con Miguel Iriarte.

8:30 pm: trópico adentro. El grupo Ondatrópica y su forma de revisitar la música colombiana con rock y jazz. Mario Galeano Y Will Holland “Quantic”, sus directores, conversan con Jaime Monsalve.

Ondatrópica estará presentando su inigualable
combinación musical

Sábado 15
Cinemateca del Caribe
10:00 am al cine con Marisa Tomei. La actriz presentará Mi Primo Vinny, película que le dio el Oscar.

Fundación La Cueva
10:00 am el legado de Tomás Eloy Martínez. Ezequiel Martínez, periodista argentino, habla de su padre, el gran escritor y uno de los más grandes cronistas de la américa latina. Entrevista Graciela Gliemmo.

3:00 pm: La Habana de Wendy. La escritora cubana Wendy Guerra habla de sus últimos libros con la cineasta Sara Harb.

4:30 pm: En cuento con Marcelino. Un encuentro del poeta y periodista John Better con el respetado escritor brasileño, Marcelino Freire.

Teatro Amira de la Rosa
2:30 pm: Aquí va a pasar algo. Obra de Zanguango Teatro, con introducción de su director, Miguel Muñoz, en charla con Octavio Arbeláez, director del festival de teatro de Manizales.

4:30 pm: Kantan y Enkantan las K-Narias. Gara y Loida, hermanas gemelas y cantantes de Tenerife, Islas Canarias, se presentan y hablan con Roberto Camargo.

6:30 pm: Al son de Adalberto. El extraordinario músico cubano, Adalberto Álvarez, conocido como “El caballero del son”  entrega su música y sus reflexiones, en charla con el musicólogo Rafael Bassi y la periodista Érika Fontalvo.

Alianza Francesa
8:30 pm: Las marionetas de Agostino. El artista italiano, Agostino Cacciabue, de Tages Teatro, junto con su esposa, Rita Xaxa, hará gozar con sus muñecos y revelará su magia en conversación con el escritor Efraím Medina Reyes.

Domingo 16
Fundación La Cueva
11:30 am: ¿Qué pasa con la cumbia? Héctor Fernández, profesor de la Universidad de Atlanta, habla de sus estudios sobre la cumbia colombiana… y la de otros países. Presenta David Lara.

Teatro Amira de la Rosa
Kevin Johansen
2:30 pm: Guitarra y pluma. El músico Kevin Johansen responde a Juan Carlos Garay y Karen Chamíe. Con la participación especial del caricaturista Alberto Montt.

4:30 pm: A golpes de humor. La comicidad demencial de los italianos Donati & Olesen, tras su conversación con Rita Bendek.

6:30 pm: Sesión de clausura. La música del maravilloso pianista Larry Harlow, que conversa con Marco Schwartz, director de el heraldo. Y los 60 años de ¡te olvidé! Con Alberto Fernández y el animador del Carnaval de las Artes, Roberto Camargo.

Larry Harlow, "El judío maravilloso"

sábado, enero 11, 2014

La galería viviente

Después de tres años de haber sido candidatizados para la Lista Representativa de Patrimonio, los Cuadros Vivos de Galeras obtuvieron el reconocimiento de la nación en enero de este año. Este es un relato sobre una expresión que, en opinión de uno de sus principales impulsores, vuelve añicos muchos conceptos y preconceptos acerca del arte.


Por Patricia Iriarte


En una de las primeras tardes de este año 2014 me encontré con el artista plástico Ciro Iriarte Coley debajo de un inmenso árbol de mango que cubre parte su patio, en las afueras de Galeras, Sucre. Allí, entre el seco follaje que cubría el suelo, Ciro había hecho un claro para colocar dos mecedoras y ofrecerme un sitio fresco en medio de la tarde calurosa. Relataba el artista que los abuelos de Galeras les contaban a sus nietos que sus padres ya conocían los Cuadros Vivos. Testimonios que, según él, les han permitido calcular que esta tradición viene, al menos allí, desde el siglo diecinueve. 

Sin embargo, se sabe que la costumbre de vestir santos, sacar “pasos” –como hacen en Mompós¬–  y  hacer cuadros que recrearan las escenas bíblicas se extendió por toda la región desde la Colonia misma como parte de las estrategias de evangelización, en una parte de la historia social sobre la que poco se ha investigado. “Esa es una de las cosas que hay que hacer, investigar”, dice este pintor y gestor cultural hijo de galeranos y discípulo  del Taller de Arte de Medellín y El Patio, de Barranquilla. Para él, si bien es cierto que ese origen religioso está documentado, es necesario conocer más sobre la evolución que los cuadros han tenido y sobre las particularidades que adquirieron en este municipio, vecino de Sincé, de Buena Vista, de San Benito Abad y de Magangué, por el lado de Bolívar.


Ciro Iriarte Coley
Galeras comparte la tradición ganadera de sus vecinos sucreños, pero por tener en su territorio parte de las ciénagas del San Jorge, también hace parte de esa cultura anfibia tan imaginativa y dada al relato. De cualquier modo, en toda la sabana el repentismo y la chispa están siempre a flor de labios.

Aunque los cuadros están emparentados con las celebraciones y ritos de la religión cristiana, al parecer, continúa el profesor Iriarte, a principios del siglo veinte la gente comenzó a incluir en ellos motivos costumbristas y jocosos. El sentido del humor es uno de los rasgos que distinguen a este pueblo, y parte de él, en su versión más ácida, se le aplica a los gobernantes de turno, buenos o malos. Para la muestra, cuenta el caso de un ex alcalde cuyo eslogan de campaña fue “Haciendo la diferencia”. Pues sucede que su mandato no hizo ninguna diferencia respecto a los anteriores alcaldes que habían esquilmado al municipio, y mientras aún ejercía el cargo se compró una finca cerca del pueblo. Entonces la gente, echando mano de su afilada ironía, le bautizó la finca con el mote de: Hacienda la diferencia.


Pero volviendo a los Cuadros Vivos y a las razones por las cuales el Ministerio de Cultura los declaró Patrimonio Inmaterial de la Nación, una de ellas es el profundo arraigo y sentido de pertenencia que tiene esta expresión entre los habitantes de este pueblo, y que los lleva a involucrarse ya sea en la creación o en el montaje de los cuadros con el préstamo de algún elemento o como espectadores de esa gran galería de arte al aire libre.

“El arte efímero más hermoso de Colombia”

En su forma actual, con la exhibición callejera y el concurso, los Cuadros Vivos existen desde hace 26 años, cuando se creó el Festival Folclórico de la Algarroba, que rinde homenaje también a las artesanías y saberes relacionados con el fruto del algarrobo. Así, durante los tres días de la fiesta, la gente de Galeras se deja llevar por su natural vocación creativa y sorprende a propios y extraños: críticos de arte como Eduardo Serrano; cineastas como Jorge Alí Triana y Pacho Bottía o artistas como Daniel Angulo y Samuel Buelvas. Por su parte Gloria Triana, socióloga y documentalista, definió los Cuadros Vivos como “el arte efímero más hermoso de Colombia”, y se convirtió en una de las promotoras de su declaratoria patrimonial.

"Insignia nacional", un homenaje al sombrero vueltiao, fue uno
de los cuadros más admirados este año, y uno de los
cinco finalistas.

Su hermano, Jorge Alí Triana, se maravilló con la cantidad de público que los cuadros atraen, y decía que ojalá las películas colombianas tuvieran las salas tan llenas como lo están estas calles durante la muestra de los cuadros.

Este año fueron 82 cuadros los que se presentaron. 32 el primer día en el Anillo Vial, 27 el segundo en Las Gaviotas y Santo Domingo, y 23 el tercero en Alameda con sus barrios vecinos. En todos ellos se puede ver desde temprano la movilización de personas que trastean cortinas, armazones, muebles, cartones, plantas, flores, libros, cables y todo el andamiaje necesario para poner en escena la imagen que previamente han creado. Jóvenes, niños, ancianos, gente de mediana edad, todos participan en el montaje de las obras que serán vistas por miles de personas durante dos horas a lo sumo pero que, si logran convencer al jurado, estarán de nuevo ante el público el último día para la premiación final.

"Romeo y Julieta, final de una historia de amor", fue el
cuadro ganador en la categoría Experimental.


Creatividad, laboriosidad y entusiasmo que no habrían sido suficientes para llevar a los Cuadros Vivos al sitio donde se encuentran hoy. Se necesitaron también 23 años de labor educativa continua, y es por ello que había que hablar con Ciro Iriarte, a quien todo el mundo en el pueblo saluda con un: Adiós, profe, ¿Cómo está, profe?, ¿Pa´onde va, profe? Esa labor la ha liderado él desde la Institución Educativa de Galeras (Inega) con su cátedra de educación artística en la que miles de jóvenes han aprendido los fundamentos del color, la composición y la armonía aplicadas a la pintura, la escultura y las artes escénicas. No es extraño entonces que fuera este colegio quien tomara la iniciativa de presentar ante el Ministerio de Cultura la candidatura de los Cuadros Vivos como Patrimonio Inmaterial de la Nación. 

¿Arte popular o arte?

Son muchos los debates y reflexiones que suscita siempre la postulación de una expresión cultural como patrimonio de todo un país, y uno de esos debates es si los Cuadros Vivos deben considerarse arte popular o no. Para el artista plástico y docente Ciro Iriarte lo que vemos en Galeras es arte a secas, y así lo manifestó en un seminario nacional sobre patrimonio convocado por Mincultura el año pasado.

“Yo entiendo que lo de Galeras vuelve añicos ese concepto de arte popular. ¿Se dice que es arte popular para indicar que es un arte menor frente a otro que es mayor? Es arte o no lo es. Lo otro es exclusión, es gueto, es apartheid. Eso es lo que me permite concluir esta experiencia pedagógica que he compartido a lo largo de 23 años: que esta es una propuesta salvaje que rompe todos los esquemas. Por ejemplo, la idea de que solo unos “entendidos” pueden apreciar una propuesta plástica es una falta de respeto. Aquí la gente desde sus capacidades y desde su propio modo de expresarse es capaz de apreciarlo y de decir las cosas de frente, si el cuadro es malo lo dicen y si tiene calidad también son generosos”. Esto quiere decir que los Cuadros Vivos también han formado al público para una experiencia estética, en un proceso que tampoco comenzó hace tres años cuando presentaron la candidatura a Patrimonio, sino mucho antes. 

¿Cuánta gente más ha acompañado este proceso?, le pregunto mientras saboreo un delicioso café que su esposa nos ha llevado al patio.

“La metáfora que yo utilizo es la de una mochila arhuaca, que comienza a tejerse en el fondo con un nudo y a partir de allí se va ampliando cada vez más; así ha pasado aquí”, responde este hombre de hablar pausado y risa fácil. La fuerza –dice–  la tiene el Cuadro Vivo, y él ha ido imantando y atrayendo a más y más gente. Así, por ejemplo, menciona al senador Carlos Martínez Simahan, uno de los principales promotores de esta expresión a nivel nacional, y también a Siervo García, su maestro en el Taller de Arte de Medellín,  quien en 1993 estuvo en Galeras para ver con sus propios ojos lo que su discípulo tanto le había mencionado. 

Esa vez Ciro y Siervo hicieron algo atípico que resultó muy interesante: le propusieron a la gente hacer cuadros para una Calle de los Sueños y una Calle de los Espantos, y el resultado fue sorprendente. “Ahí la gente comenzó a volar”, dice el artista con un brillo en la mirada y una sonrisa de niño travieso. 

"Anciana abandonada"

Desde entonces los cuadros no han dejado de ejercer una fascinación para quienes hacen el viaje hasta Galeras en los primeros días de enero. Porque no es suficiente verlos en fotografías; ni siquiera basta ver un cuadro completo en una exposición del Salón BAT o en el Festival de Artes Escénicas de Cartagena, adonde han sido invitados en dos ocasiones. Como dice Iriarte, “un cuadro es sólo el aperitivo, hay que venir a verlos en su ambiente para descubrir y degustar todo un banquete visual, interesante y variado.” Y es que su esencia está en la atmósfera que se crea en la calle, en el estoicismo del actor o actriz natural que mantiene su posición en la escena, en el arreglo sencillo pero contundente que han ideado los participantes, y en el encuentro final con el público, que se detiene y juzga, o simplemente disfruta del banquete.

Algunos conocedores de las artes visuales han visto en ellos instalaciones, happenings o performances, y con todo eso tienen relación, lo mismo que con el body art o las estatuas vivientes. Pero son otra cosa. Hace dos años Eduardo Serrano escribió así en El Tiempo: “Se trata de montajes realmente ingeniosos con imaginativas escenografías en cuya presentación se logran efectos especiales como la representación verosímil del vuelo de los ángeles o la reconstrucción del Paso del Quindío, de acuerdo con la lámina de la Comisión Corográfica. [...]  es realmente admirable el partido simbólico que los galeranos le saben sacar a un alambre, a un retazo, a un balde, a una cuerda, impartiendo, sin proponérselo, verdaderas lecciones de versatilidad y recursividad.  [...] Se trata, entonces, de una expresión artística simultáneamente raizal y contemporánea, clara y directa en sus contenidos, y que insiste en el ideal de que toda sociedad debe confrontar la vida creativamente.”

Para premiar esa versatilidad, esa recursividad y esa imaginación que despliegan los galeranos se creó hace dos décadas el concurso de cuadros, en el marco del Festival de la Algarroba, pero era, hasta este año, un concurso sin reglas de juego en el que al principio solo eran premiados los cuadros tradicionales y esto desestimulaba a los jóvenes, que ya comenzaban a incursionar en arreglos y temáticas de corte contemporáneo, sorprendiendo cada vez más con la calidad de sus creaciones. Entonces los jurados comenzaron a premiar estos cuadros y los cultores de la línea tradicional se resintieron. En esta ocasión, para zanjar la dicotomía por demás nociva, el “profe” Iriarte propuso considerar las categorías Tradicional y Experimental, y otorgar dos primeros lugares para estimular ambas corrientes.

Esta imagen de Santa Catalina fue la ganadora en
2014 en la categoría Tradicional.
Iriarte no es afecto a los concursos, dice, y señala como una amenaza el incumplimiento de la corporación organizadora del concurso para pagar los premios y los pírricos estímulos que la administración municipal le debía entregar a cada grupo de creadores. En los últimos dos años, a raíz del proceso de inclusión en la Lista Representativa de Patrimonio, los aportes pasaron de 50 mil a 80 mil pesos, y este año llegaron a 150.000, aunque algunos organizadores consideran que es mucho dinero por un cuadro, demostrando ignorancia y desprecio por el tiempo invertido en crearlo y por el ejercicio intelectual de ponerlo en escena. “Ese aporte no enriquece a nadie, lo que busca es que no sufra el bolsillo de estas familias”, explica el profesor, y agrega que si este año les hubieran asignado más recursos se hubieran montado 150 ó 200 Cuadros Vivos.

Lo increíble es que en el proceso de diagnóstico para la elaboración del Plan Especial de Salvaguarda se descubrió que la Corporación Festival Folclórico de La Algarroba tenía deudas con los creadores que venían desde 1982, y que sumaban $20 millones. Es el resultado de la creencia de que todo el que produce arte o se dedica a la cultura debe conformarse con el aplauso o la palmada en el hombro.

Ciro Iriarte trae a colación el caso del gaitero Nacho Luna, que le da nombre a la tarima del pueblo y que motivó uno de los cuadro de este año: “Nacho es un artista natural, gaitero, decimero y creador de algunas farsas y sainetes que se mostraban ambulantes en las terrazas y calles de Galeras en vísperas de las fiestas novembrinas, pero el hambre y la soledad lo han enloquecido y vive gracias a la colectas que organizamos en el colegio para socorrerlo”.

El arte es libertad 

No hay instrucciones ni cortapisas para los temas de los cuadros, pero existen unas constantes sobre las cuales la gente sigue trabajando. En el período más crudo de la violencia, cuando era un peligro salir del casco urbano y los grupos armados mandaban a la gente a dormir temprano, los cuadros se encargaron de denunciar, a su manera, los atropellos de los paracos, de la guerrilla o del mismo ejército.
Este cuadro fue una crítica a los servicios de salud: el médico habla por celular y la enfermera
se lima las uñas mientras los pacientes esperan.

Hoy siguen presentes el drama del secuestro, de las minas antipersona, de la corrupción de la clase política o la crisis ambiental, pero también se hace la crítica al sistema de salud, a la alienación de los medios, al fenómeno del suicidio juvenil. Sin abandonar como tema la fe religiosa, el orgullo del folclor, los clásicos de la literatura, el tiempo, la muerte, la canción de moda o los platos típicos de la región. “Es sorprendente ver lo vernáculo y universal en dos calles”, dijo Martínez Simahan en una entrevista a El Universal en noviembre pasado. “Una vez presencié en La Calle Lopana la escena de un viaje de ganado y en otra, la muerte de Sócrates”.

En esta XXVI versión del concurso compartieron el primer lugar un cuadro alusivo a la tragedia de Romeo y Julieta y una estampa de Santa Catalina, caracterizada por una niña de 8 años; pero también se premiaron las creaciones dedicadas a la fauna en extinción, el sombrero vueltiao, la bienvenida a Galeras y una curiosa reflexión sobre el tiempo que incluía estatuas griegas, lo que sigue probando que no hay límites a la imaginación siempre y cuando se tenga algo que decir y se sepa cómo decirlo.

El gran telón imaginario se ha cerrado hasta el año próximo, cuando volveré a recorrer la distancia que me separa de Galeras para descubrir lo que este pueblo quiere decirnos al convertirse en una galería viviente.




martes, diciembre 31, 2013

Cosecha del 2013

Por estos días queremos recordando algunas de las páginas de este blog en el año que termina, como un ejercicio de memoria y de balance personal de los hechos que tuvimos en la ciudad y algunas de las preocupaciones, luchas y celebraciones que tuvieron lugar y tiempo en ésta la "Capital Americana de la Cultura".

El año 2013 comenzó con el registro del VII Carnaval de las Artes y una entrevista a sus creadores, Heriberto Fiorillo y Efraim Medina Reyes, sobre las entretelas de la organización de un evento internacional que ya se posicionó como uno de los más importantes celebrados en el Caribe colombiano:

http://cantaclaro.blogspot.com/2013/02/un-carnaval-para-aceitar-la-imaginacion_7.html

En el mes de marzo estuvimos celebrando el nacimiento de un nuevo evento en la agenda cultural, como es el FicBaq, el Festival de Cine de Barranquilla, que organiza la Fundación Cámara Oscura:

http://cantaclaro.blogspot.com/2013/03/barranquilla-estrenara-festival-de-cine.html


En abril hicimos eco a dos peticiones que personas del sector cultural y el Consejo Distrital de Literatura le habían formulado a la Alcaldesa de Barranquilla, Elsa Noguera y que hasta esa fecha no habían tenido respuesta. La primera, que nunca fue respondida, se refería a la necesidad de que la ciudad contara con un espacio de discusión permanente y abierto sobre el Carnaval de Barranquilla, a 10 años de cumplirse su declaratoria como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, y la segunda le pedía evitar la pérdida de la casa de Meira del Mar:

http://cantaclaro.blogspot.com/2013/04/cartas-y-mas-cartas.html


En julio reproducimos una publicación de Patricia Iriarte en la revista Latitud de el Heraldo sobre el tema de la casa de Meira, y reseñamos, días más tarde, el Seminario Internacional de Estudios del Caribe:

http://cantaclaro.blogspot.com/2013/07/la-casa-de-meira-o-la-miopia-de-la.html

http://cantaclaro.blogspot.com/2013/07/xi-seminario-internacional-de-estudios.html

Septiembre fue un mes de luto para la Literatura, con mayúsculas, por la muerte del escritor colombiano Álvaro Mutis, a quien le hicimos desde estas páginas un pequeño homenaje:

http://cantaclaro.blogspot.com/2013/09/recordando-mutis.html



<<<<<<<<<<<<<>>>>>>>>>>>>>



Poesía reunida & 19 poemas en su nombre

También teníamos pendientes varios registros -que no reseñas- en estas páginas virtuales de algunas de las novedades editoriales que llegaron a este blog durante el 2013. Publicaciones que merecen destacarse, ya sea en el ámbito literario, musical o cultural en general.

Comenzamos con este título de la editorial Letra a Letra, un sello que irrumpió en la escena nacional hace tres años con el volumen Colombia en la poesía colombiana. Los poemas cuentan la historia, un compendio crítico y diacrónico de poemas de autores nacionales seleccionados por su relación con hitos, momentos o procesos históricos de la nación, desde la época prehispánica.

En este año, para conmemorar los 10 años del deceso de María Mercedes Carranza, Letra a Letra publicó Poesía reunida & 19 poemas en su nombre,  en una edición impecable que estuvo, como siempre, al cuidado de la exquisita Luz Eugenia Sierra. Un volumen de 200 páginas con guardas vinotinto y cuadernillo de fotos que reúne toda la producción de la Carranza e incluye cinco poemas inéditos de ella y 19 textos que le fueron dedicados por otros tantos poetas colombianos. Como este de Juan Manuel Roca.


Paisaje del desencanto


Al asomarse a la ventana
Encuentra que se robaron el paisaje.
Mira el techo de la alcoba
Y en vez de la lámpara de lágrimas
El cielo filtra la luz que agoniza.
Se asoma al espejo y ve caer
La estrella rota de la melancolía.
Divisa una casa en ruinas,
Un país de cielos abolidos
Y gentes que guardan en cajas de cartón
Un pedazo azul de lejanía.
La soledad,
Que es estar en los ojos de ninguno,
Termina por fraguar su negro muro.
Un oculto inquilino
Le sirve el té en un salón de mascarones.
Sin paisaje, sin ojos en sus ojos,
Niña en un tren sin regreso,
Se ve despidiendo amigos
envueltos en el cedro del olvido.
Busca entonces
La puerta de emergencia,
La abre y cierra como una flor marchita.




Profesión de fe

Apartes de la reseña realizada por Patricia Iriarte para la revista viacuarenta, del más reciente libro de esta poeta venezolana que estuvo en la ciudad invitada al Festival Internacional de Poesía PoemaRío:

"Betsimar Sepúlveda quiere y puede decir lo que le susurra el alma y lo que sienten las plantas de sus pies cuando se unen a la tierra. Por eso, en “Profesión de fe” se permite la fantasía, la cotidianidad y su sublimación, la declaración de amor y la lealtad a la memoria. Se permite profesar su fe y al mismo tiempo subvertirla; se permite todo a fin de “concretar lo fugitivo”, como dice Cobo Borda en su prólogo; pero se permite más, se permite bajar al sueño y extraer de él su mensaje cifrado para traducirlo a la poesía."

De este volumen, el poema XXII


Miguel tiene quince años, hay quienes afirman
que sólo habla el dialecto de las cigarras.
Pasa el día imitando con su cuerpo contrahecho el vuelo
de la libélula.
Miguel lleva siempre un zurrón donde guarda las
mariposas y los cocuyos,
para soltarlos en su pequeña habitación y soñarse
monarca del aire, verde y alado.
Esta mañana han llegado los muchachos de la ciudad.
Desde el despeñadero se arrojan al cielo en sus ícaros
enormes y coloridos
Miguel los ve elevarse, giran en vuelos circulares,
ascienden ligeros, brillantes, infinitos.
Miguel corre bajo sus sombras y se detiene al filo al
abismo
ha llegado el tiempo de su despegue.
Miguel abre su bolsa y salen cientos de abejas, cocuyos,
mariposas, libélulas y cigarras.
El viento sopla y empuja al niño zoomorfo.
Miguel se extiende y es azul
Miguel sonríe y es perfecto
Miguel ha ascendido de la tierra
Miguel vuela.

domingo, septiembre 29, 2013

Recordando a Mutis


Alvaro Mutis, poeta y narrador
Bogotá, 1923 – Ciudad de México, 2013

Para los escritores y lectores de mi generación, que transitamos los caminos intelectuales de la izquierda, Alvaro Mutis fue una especie de escritor tabú, no sólo por representar a una burguesía soberbia, orgullosa en su condición privilegiada,  sino por haberse declarado públicamente amigo de la monarquía. Decir aquello en una época de revoluciones, pero en especial de los años 80 para acá, era un anatema. La militancia de ese entonces tomó aquello al pie de la letra y declaró a Mutis como el amigo facho de Gabriel García Márquez.  Para mí, como poeta, era difícil sobreponer las consideraciones políticas a las literarias, así que decidí desobedecer la censura tácita que pesaba sobre su obra y empecé a acercarme a ella leyendo todo lo que salía en revistas y  publicaciones periódicas. Luego compré por primera vez un libro de Mutis, La última escala del Tramp Steamer, que absorbí de un tirón, y años después el cine nos reveló esa bella historia que es Ilona llega con la lluvia, magníficamente contada por Sergio Cabrera. Entonces estaba lista para adentrarme más en su poesía, y nada mejor para eso que la selección publicada por Procultura en 1985 bajo el cuidado de Santiago Mutis, con la poesía publicada hasta ese momento por el escritor bogotano.  De allí escogí los primeros poemas de Mutis que entraron a formar parte de mis favoritos, y algunos de los cuales comparto con ustedes en esta entrada. 

Pero antes, unas líneas para decir que cuando me encontré en Mutis con esas descripciones galopantes de las selvas y pantanos tropicales, con ese asombro por los insectos, con ese sentimiento de derrota ante la corrosión del tiempo, no pude dejar de pensar en su antepasado el botánico, que arrastró su hábito de religioso por las mismas selvas, páramos y lodazales que el joven escritor vería después, en su afán por describir las plantas americanas. Ahora caigo en la cuenta de que si aquel Mutis José Celestino trascendió por su expedición a la flora colombiana, este Mutis Alvaro que acaba de morir trascendió por hacer de la poesía su personal expedición al lenguaje. No fueron sus ideas políticas ni su amistad con escritores ilustres, sino su trabajo de gaviero en las letras hispanoamericanas.

Patricia Iriarte



Soledad

En mitad de la selva, en la más oscura noche de los grandes árboles, rodeado del húmedo silencio esparcido por las vastas hojas del banano silvestre, conoció el Gaviero el miedo de sus miserias más secretas, el pavor de un gran vacío que le acechaba tras sus años llenos de historias y de paisajes. Toda la noche permaneció el Gaviero en dolorosa vigilia, esperando, temiendo el derrumbe de su ser, su naufragio en las girantes aguas de la demencia. De estas amargas horas de insomnio le quedó al Gaviero una secreta herida de la que manaba en ocasiones la tenue linfa de un miedo secreto e innombrable. La algarabía de las cacatúas que cruzaban en bandadas la rosada extensión del alba, lo devolvió al mundo de sus semejantes y tornó a poner en sus manos las usuales herramientas del hombre. Ni el amor, ni la desdicha, ni la esperanza, ni la ira volvieron a ser los mismos para él después de su aterradora vigilia en la mojada y nocturna soledad de la selva.




Un bel morir


De pie en una barca detenida en medio del río
cuyas aguas pasan en lento remolino
de lodos y raíces,
el misionero bendice la familia del cacique.
Los frutos, las joyas de cristal, los animales, la selva,
reciben los breves signos de la bienaventuranza.
Cuando descienda la mano
habré muerto en mi alcoba
cuyas ventanas vibran al paso del tranvía
y el lechero acudirá en vano por sus botellas vacías.
Para entonces quedará bien poco de nuestra historia,
algunos retratos en desorden,
unas cartas guardadas no sé dónde,
lo dicho aquel día al desnudarte en el campo.
Todo irá desvaneciéndose en el olvido
y el grito de un mono,
el manar blancuzco de la savia
por la herida corteza del caucho,
el chapoteo de las aguas contra la quilla en viaje,
serán asunto más memorable que nuestros largos abrazos.




Breve poema de viaje

Desde la plataforma del último vagón
has venido absorta en la huida del paisaje.
Si al pasar por una avenida de eucaliptos
advertiste cómo el tren parecía entrar
en una catedral olorosa a tisana y a fiebre;
si llevas una blusa que abriste
a causa del calor,
dejando una parte de tus pechos descubierta;
si el tren ha ido descendiendo
hacia las ardientes sabanas en donde el aire se queda
detenido y las aguas exhiben una nata verdinosa,
que denuncia su extrema quietud
y la inutilidad de su presencia;
si sueñas en la estación final
como un gran recinto de cristales opacos
en donde los ruidos tienen
el eco desvelado de las clínicas;
si has arrojado a lo largo de la vía
la piel marchita de frutos de alba pulpa;
si al orinar dejaste sobre el rojizo balasto
la huella de una humedad fugaz
lamida por los gusanos de la luz;
si el viaje persiste por días y semanas,
si nadie te habla y, adentro,
en los vagones atestados de comerciantes y peregrinos
te llaman por todos los nombres de la tierra,
si es así,
no habré esperado en vano
en el breve dintel del cloroformo
y entraré amparado por una cierta esperanza.




Cada poema

Cada poema un pájaro que huye
del sitio señalado por la plaga.
Cada poema un traje de la muerte
por las calles y plazas inundadas
en la cera letal de los vencidos.
Cada poema un paso hacia la muerte,
una falsa moneda de rescate,
un tiro al blanco en medio de la noche
horadando los puentes sobre el río,
cuyas dormidas aguas viajan
de la vieja ciudad hacia los campos
donde el día prepara sus hogueras.
Cada poema un tacto yerto
del que yace en la losa de las clínicas,
un ávido anzuelo que recorre
el limo blando de las sepulturas.
Cada poema un lento naufragio del deseo,
un crujir de los mástiles y jarcias
que sostienen el peso de la vida.
Cada poema un estruendo de lienzos que derrumban
sobre el rugir helado de las aguas
el albo aparejo del velamen.
Cada poema invadiendo y desgarrando
la amarga telaraña del hastío.
Cada poema nace de un ciego centinela
que grita al hondo hueco de la noche
el santo y seña de su desventura.
Agua de sueño, fuente de ceniza,
piedra porosa de los mataderos,
madera en sombra de las siemprevivas,
metal que dobla por los condenados,
aceite funeral de doble filo,
cotidiano sudario del poeta,
cada poema esparce sobre el mundo
el agrio cereal de la agonía.



Una palabra

Cuando de repente en mitad de la vida llega una palabra jamás antes pronunciada,
una densa marea nos recoge en sus brazos y comienza el largo viaje entre la magia recién iniciada,
que se levanta como un grito inmenso hangar abandonado donde el musgo cobija las paredes,
entre el óxido de olvidadas criaturas que habitan un mundo en ruinas, una palabra basta,
una palabra y se incicia la danza pausada que nos lleva por entre un espeso polvo de ciudades,
hasta los vitrales de una oscura casa de salud, a patios donde florece el hollín y anidan densas sombras,
húmedas sombras, que dan vida a cansadas mujeres.
Ninguna verdad reside en estos rincones y, sin embargo, allí sorprende el mudo pavor
que llena la vida con su aliento de vinagre-rancio vinagre que corre por la mojada despensa de una humilde casa de placer.
Y tampoco es esto todo.
Hay también las conquistas de calurosas regiones donde los insectos vigilan la copulación de los guardianes del sembrado que pierden la voz entre los cañaduzales sin límite surcados por rápidas acequias y opacos reptiles de blanca y rica piel.
¡Oh el desvelo de los vigilantes que golpean sin descanso sonoras latas de petróleo
para espantar los acuciosos insectos que envía la noche como una promesa de vigilia!
Camino del mar pronto se olvidan estas cosas.
Y si una mujer espera con sus blancos y espesos muslos abiertos como las ramas de un florido písamo centenario,
entonces el poema llega a su fin, no tiene ya sentido su monótono treno
de fuente turbia y siempre renovada por el cansado cuerpo de viciosos gimnastas.

Sólo una palabra.
Una palabra y se inicia la danza
de una fértil miseria.












http://cvc.cervantes.es/actcult/mutis/obra/

Aquí, La muerte del capitán Cook, en la voz del poeta:

Poema en audio: La muerte del capitán Cook de Alvaro Mutis por Alvaro Mutis


domingo, agosto 11, 2013

Adolfo Mejía

Cantaclaro reproduce la columna de Miguel Iriarte sobre el músico sinceano Adolfo Mejía Navarro, publicada por la revista virtual Las 2 Orillas el 27 de julio de 2013, y la complementa con un enlace al relato que hiciera su padre, Fernando Iriarte, sobre la infancia de Mejía,  publicado por el blog dedicado a Mejía de la página soysince.com




Es casi seguro que la gran mayoría de colombianos que tengan la oportunidad de leer esta columna hoy no se sientan interpelados por el nombre de Adolfo Mejía. No es extraño tampoco que muchos jóvenes y adultos del Caribe colombiano vinculados inclusive a la música en sus distintos niveles tengan una idea clara de qué representa ese nombre para la música nacional y para la música latinoamericana.

Es posible, inclusive, que en el propio San Luis de Sincé, el pueblo de Sucre donde nació en febrero de 1905, y en donde habita un busto ubicado en la plaza principal, las últimas generaciones y los visitantes no lo reconozcan ni sepan de quién se trata, porque desde hace mucho tiempo alguien arrancó de su pedestal la placa que lo identificada.

Hace algunos años, cuando en febrero de 2005 se cumplieron los cien años de su natalicio, muchos colombianos  se sorprendieron con una alusión que en ese momento hiciera Daniel Samper Pizano de nuestro personaje en su columna de El Tiempo,  reclamando, como de alguna manera lo hacemos hoy nosotros, la atención y el conocimiento que el país, pero especialmente el Caribe colombiano, debe prestar a una de las inteligencias musicales más destacadas de la cultura nacional. Una figura que no ha contado con la difusión más que merecida de su vida y de su obra musical y poética, tal vez por esa grave imposibilidad que padecemos en nuestra región de reconocernos en lo fundamental; por la tendencia, en cambio, a  entregarnos sin reserva solo a lo ruidoso y efectista, dejando de lado todo aquello que nos requiere introspección y nos reclama serenidad del pensamiento para detenernos a mirar más allá de la caricatura de nosotros mismos.

Por estos días del Festival Internacional de Poesía en el Caribe, PoeMaRío, de manera casual nos hemos encontrado con un par de interpretaciones de Mejía insertadas en los recitales de este festival, interpretadas por dos jóvenes músicos de Barranquilla: una pianista que tocó su famosa danza Pincho y un guitarrista que tocó uno de esos bambucos con los que Mejía, un hombre del Caribe, hacía honores a la música popular de los Andes colombianos. Yo, que conté con la suerte de disfrutar desde pequeño de la música y de las historias de Adolfo Mejía, por entrañables razones familiares que ahora no daré, empecé a pensar en que es posible que el nombre de Mejía ya esté empezando a tocar de una forma distinta a las puertas de una nueva generación de nuestros músicos.

Pero no me hago ilusiones. Porque lo que es cierto, y duele, es que hoy por hoy a Mejía se le conoce, se lo interpreta y se lo estudia mucho más, y con mayor empeño y seriedad, en las facultades y academias musicales del interior del país, que en las instituciones análogas del Caribe colombiano. Y es imperativo que en todos los centros culturales y las escuelas de nuestra región se conozca y se sienta la importancia de un artista que representa de manera extraordinaria la música colombiana en el concierto del nacionalismo musical latinoamericano, al lado de Ginastera en Argentina; Cervantes o Saumell en Cuba; Chávez o Revueltas en México;  y Villalobos en Brasil.

Su música está animada de manera clara y reconocida como una música que fundamenta su esencia y su estructura en los motivos de nuestra música popular, a la que estuvo vinculado desde los seis años de edad cuando aprendió de su padre, el músico y orfebre momposino Adolfo Mejía Valverde, los rudimentos del tiple y la guitarra, o bien en los motivos centrados en los aspectos culturales propios de la herencia española y europea de nuestro mestizaje cultural producto de su búsqueda permanente de nuevas formas y sonidos; pero ante todo resume un abierto y exquisito espíritu humanista de una amplia cultura construida a partir de la lectura, sus viajes y el estudio de la música y de las lenguas extranjeras.

Primicias, su primera obra, fue compuesta a los escasos trece años de edad, y desde ese momento Adolfo Mejía empieza a escribir una historia artística que debería tenerse hoy como modélica. Su obra es extensa y aún desconocida, a pesar de que nuestras principales orquestas sinfónicas y filarmónicas del país, tan escasas, tienen en sus repertorios algunas de sus piezas más representativas, y pianistas destacadas como Teresita Gómez y Helvia Mendoza sean las principales intérpretes de su obra pianística.

Pero Mejía es mucho más. Es uno de los hombres que mejor representa una idea sana e inteligente de esto que hoy por hoy hemos dado en llamar nuestra cultura del Caribe. Y hay que conocerlo, reconocerlo y reactualizarlo.


Hasta aquí el retato de Miguel Iriarte, y a continuación, el enlace al texto del también músico Fernando Iriarte Navarro, gran amigo de Mejía en su natal Sincé:
http://soysince.com/adolfomejia/episodios-de-la-infancia-de-adolfo-mejia-navarro/

sábado, julio 27, 2013

XI SEMINARIO INTERNACIONAL DE ESTUDIOS DEL CARIBE

XI SEMINARIO INTERNACIONAL DE ESTUDIOS DEL CARIBE

Julio 29 – Agosto 2 de 2013


Esta semana comienza en Cartagena el Seminario Internacional de Estudios del Caribe, que tiene este año como eslogan: Historia, Cultura e Integración en el Caribe”, organizado por el Instituto Internacional de Estudios del Caribe de la Universidad de Cartagena. Se trata del encuentro bienal de investigadores e investigadoras de todo el ámbito del Gran Caribe y de instituciones de los Brasil, Estados Unidos, Francia y España.

Agenda


LUNES 29 DE JULIO

PANEL:  Relaciones Internacionales e Integración del espacio Caribe
  • Jorge Fornet. Redescubrir el Archipiélago Caribe. Director Casa de las Américas, Cuba
  • Watson Denis. La integración de Haití en el Gran Caribe. Universidad de Estado de Haití
  • Orlando Vergés. Las culturas populares en el Caribe: Una apuesta por la integración regional. Director Casa del Caribe de Santiago de Cuba
  • Silvia Mantilla. Integración y desintegración en las fronteras marítimas de Colombia con el Gran Caribe. Universidad Nacional de Colombia, sede Caribe
  • Álvaro Quintana. Relaciones internacionales en el gran Caribe: Desafíos y tendencias actuales. Universidad Jorge Tadeo Lozano


PANEL:  Fronteras políticas o Integración Cultural en el Caribe insular
  • Johannie James. La soberanía colombiana sobre el mar Caribe y su influencia en el desarrollo económico del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.Universidad Nacional de Colombia sede Caribe
  • Yusmidia Solano. Providencia y Santa Catalina: Pueblos del mar sin fronteras.Universidad Nacional de Colombia sede Caribe
  • Raquel San Miguel. Resistencia Creole y formación ideológica en el Caribe occidental: Historias comunes de los sistemas educativos nacionales. Universidad Nacional de Colombia sede Caribe
  • Francisco Avella. ¿El Mar: De quién es y para qué sirve? Universidad Nacional de Colombia sede Caribe
  • Socorro Ramírez. Programa de Colombia para el Caribe. Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia

PANEL: Narrativas históricas del siglo XIX cartagenero

  • Justo Cuño Bonito. La Cartagena Reconquistada: La evolución de la ciudad a través de los informes de los ingenieros miliares de Pablo Morillo: 1812 – 1821.Universidad Pablo de Olvide Sevilla, España
  • Nayibe Gutiérrez. Todavía intramuros. Cartagena en 1885 y el paisaje urbano de una ciudad olvidada. Universidad Pablo de Olvide, Sevilla, España
  • Juan Marchena. De amores y odios. Gaitán Obeso y la ciudad de Cartagena. Universidad Pablo de Olvide, Sevilla, España
  • 5:30 - 6:30 p.m.. CONFERENCIA INAUGURAL:  Rawle Gibbons. Emancipating Education. The Caribbean Yard Campus Model. Universidad de West Indies, Jamaica


MARTES 30 DE JULIO

PANEL: Desarrollo, Conflictos y Problemas ambientales en el Caribe colombiano
  • Víctor Negrete. La región interoceánica biodiversa en el Caribe colombiano. Universidad del Sinú, Montería
  • Amaranto Daniels. El Caribe colombiano hoy: Fragmentación, nuevos conflictos y reestructuración productiva. Universidad de Cartagena
  • Susana Carmona. Conflictos socioambientales generados por megaproyectos en la Guajira Colombiana: La minería de carbón y el distrito de riego Ranchería. Universidad de Antioquia
  • Alejandro Camargo. Reconfigurando el campo: Inundaciones y desarrollo agro-aconómico en el Caribe colombiano. Syracuse University, EEUU

PANEL: Imágenes y culturas compartidas del Caribe insular 
  • Kevin Sedeño-Guillén. Pensar insularmente: Representaciones de la isla en el imaginario occidental.University of Kentucky, EEUU
  • Antonio Gaztambide. El Caribe: Insularidad y culturas compartidas. Universidad de Puerto Rico, Río Piedras
  • PANEL: Representaciones y Definiciones del Caribe: Prensa e Intelectuales  
  • Fernanda Bretones. El Caribe español en las páginas de los periódicos cubanos (1810-1814). Universidad de São Paulo, Brasil
  • Omar Olivo. Prensa proletaria en México de 1876 a 1950. De Los pequeños grupos sindicales a la  expansión del norte y Caribe de México. Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, México
  • Jean-Claude Arnould. Una prehistoria francesa de la noción de “Caribe”. Université de Rouen, Francia
  • Nadia Morales. El Caribe, los Caribes de Francois de Belleforest. Universidad de Cartagena

PANEL: Identidad y Cultura Caribe desde el Deporte y el Cine
  • Margarita Sorock. Béisbol e integración del Caribe. Investigadora
  • Carlos De Oro. Ciudadanía y conflicto: Representaciones del Caribe colombiano y sus culturas en Los viajes del viento (2009). Southwestern University, Georgetown-Texas, EEUU
  • Ricardo Chica. Se sufre, pero se aprende: Cine, Cultura Popular y Educación en Cartagena 1936 – 1957. Universidad de Cartagena. 
  • 5: 30 – 6:30 p.m.. CONFERENCIA: Alfonso Múnera. Secretario General de la AEC, Fundador del IIECARIBE, Presidente Comité Científico XI SIEC


MIÉRCOLES 31 DE JULIO

PANEL:   Venezuela: Educación, oralidad y saberes ancestrales

  • Argenis José Delgado. Fundamento educativo afrovenezolano en tiempos de transformaciones radicales. Escuela Ideológica Social Afrodiaspórica, Venezuela
  • Yolimar Álvarez. Experiencias de  conocimiento desde la sabiduría ancestral de los maestros, maestras pueblo de la comunidad afrodescendiente  Cuyagua. Edo Aragua, Venezuela. Red de organizaciones afrovenezolanas, Centro educativo integral comunitario Cuyagua, Venezuela
  • Norys Alfonzo. La otredad en la mirada: expresión de la imagen dionisíaca en dos cuentos caribeños (“Un cuento alegre” de Gloria Stolk y “El ahogado más hermoso del mundo” de Gabriel García Márquez). Universidad de Oriente, Venezuela
  • Magaly Guerrero. La resistencia indígena en la obra teatral “Oscéneba”, de César Rengifo. Universidad de Oriente, Venezuela
  • PANEL: Debates y funcionamiento de la Educación en el siglo XIX colombiano
  • Jorge Enrique Elías.  La educación superior en el Caribe colombiano. Siglo XIX. Universidad del Magdalena
  • José Wilson Márquez. El Colegio del Estado y el Proyecto Educativo Radical en el Estado Soberano de Bolívar: 1870-1880. Universidad de Cartagena


PANEL: Cosmogonías, Narrativas afro, Género y Ciencia
  • Rodolfo Guzmán. Satán, piratas, criollos y cimarrones en la ciudad del Caribe colonial. Earlham College, Richmond Indiana, EEUU
  • Bethan Fisk. Pensamiento religioso afrodescendiente en Cartagena de Indias en los principios del siglo XVIII. Universidad de Toronto, Canadá.
  • Doris Lamus. La resignificación del género desde lo afro. Universidad Autónoma de Bucaramanga
  • Yolanda Ricardo. Mujer y ciencia: Nexos históricos y perspectivos. Universidad de La Habana, Cuba


PANEL: Los medios de comunicación y el arte: Recursos para construir los imaginarios urbanos sobre San Juan de Puerto Rico
  • Carlos Rodríguez-Villanueva. La ciudad de todos: Visiones sociales y urbanas de la prensa sobre San Juan de Puerto Rico a fines del siglo XIX. Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico
  • Rafael Cabrera Collazos. Nuevas alegorías urbanas a través del cine puertorriqueñista de los 1980. Universidad Interamericana de Puerto Rico
  • Milagros Denis-Rosario. Relatos de una ciudad: Propuesta discursiva en la imaginería del Viejo San Juan.Hunter College – CUNY, EEUU
  • 5:30 – 6:30 p.m. Premier del documental Roberto Fernández Retamar: Entre la vida y el riesgo. Producido por la Universidad de Cartagena y la Universidad Central de Venezuela. Presentan: Isaías Peña y Rómulo Bustos.

JUEVES  1 DE AGOSTO

PANEL: Historia política del Caribe colombiano en el siglo XIX 

  • Jairo Gutiérrez Ramos. La constitución de Cádiz en las provincias caribeñas de la Nueva Granada.Universidad Industrial de Santander
  • Luiz Geraldo Silva. Los hombres de color de Cartagena y Pernambuco en la era de la independencia: Trayectorias y estructuras (1808-1830).Universidad Federal de Paraná, Brasil
  • Edwin Monsalvo. Una tipificación de las elecciones en los centros urbanos y rurales de la provincia de Cartagena, 1830-1840.Universidad de Caldas
  • Jairo Álvarez. Las sociabilidades políticas durante la guerra civil de 1876 en el Caribe colombiano.Universidad de Cartagena


PANEL: Poesía, Arte, Cultura, Política  y Representaciones
  • Javier Devia. La construcción del cuerpo  a partir del eros y el Tanatos. El caso de las obras poéticas de Reinaldo Arenas y Raúl Gómez Jattín. Corporación Universitaria Minuto de Dios
  • Emiro Santos. Metamorfosis de Proteo: Vivencia simbólica y mundo heraclítico  en la poesía de Rómulo Bustos Aguirre. Universidad de Cartagena
  • Karen Rivera. Arte, cultura y política: La estética de En Tono Menor.Universidad de Cartagena
  • Wilfredo Esteban Vega. Presentación de Revista  En Tono Menor: Debates sobre Cultura y Representaciones en Cartagena (1979 – 1982). Universidad de Cartagena

PANEL: Construcción de ciudad, de nacionalismo e identidad 
  • Marleny Restrepo. Imagen de ciudad proyectada desde la gestión de la administración municipal: una mirada desde la prensa local. Universidad de Córdoba
  • Antonino Vidal - Guissepe D’Amato. De la Villa al mercado global: Barranquilla a principios del siglo XX.Universidad del Norte
  • Hugues Sánchez. Los usos del folclore y la construcción de una identidad regional “costeña” y nacional en la obra de Antonio Bruges Carmona y Gabriel García Márquez, 1940-1950. Universidad del Valle
  • Elissa Lister. Fiesta de mitos y leyenda: Una aproximación a la historia nacionalista dominicana.Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín

PANEL: Patrimonio, Legislación Étnica, Luchas y Resistencias
  • Laura Sánchez. Memoria, patrimonio documental y archivos de grupos étnicos y comunidades en Colombia.Archivo General de la Nación, Col. 
  • Alfonso Cassiani. Cimarronismo, luchas libertarias e independencia: El tricentenario de San Basilio de Palenque.Consultor e investigador
  • Luz Adriana Maya. Políticas públicas y legislación étnica hacia los afroantioqueños, 1991 – presente. Universidad de los Andes
  • Zuleica Romay. Palabras con filo. Resistencia e insurgencia del discurso racial en la cotidianidad cubana. Instituto Cubano del Libro, Cuba
  • Presentación del Centro de Documentación para la Historia y la Cultura de los Afrodescendientes en el Caribe colombiano CEDACC y lanzamiento de la Serie Audiovisual Cartagena Piel de Cimarrones. Universidad de Cartagena – IIECARIBE – AECID Agencia  Cooperación Internacional Española 


VIERNES 2 DE AGOSTO 

PANEL: De Semillero a Investigadores del Instituto Internacional de Estudios del Caribe
  1. Javier Ortiz. El pasado como refugio: Cartagena de Indias y las memorias histórico-políticas de Joaquín Posada Gutiérrez. El Colegio de México
  2. Raúl Román. Limitaciones diplomáticas en las márgenes del Estado colombiano.  La precariedad de la soberanía en el Caribe durante el siglo XIX. Universidad Nacional de Colombia, sede Caribe
  3. Lorena Guerrero. La modernización de la ciudad-puerto de Cartagena: entre discursos de biopolítica y eugenesia, 1910-1930. FLACSO-Sede Ecuador
  4. Muriel Vanegas. ¿Intelectuales en debate o en sintonía? Encuentros y contrastes en pensadores afrocaribeños en torno a Educación, Nación e Identidad, 1910-1950. Universidad de Cartagena
  5. Orlando Deávila. Las múltiples dimensiones del placer: Balances y perspectivas en la historiografía del turismo en el Caribe, 1993-2013. Universidad de Connecticut, EEUU

PANEL: Imaginarios e impactos del consumo turístico del Caribe
  • Santiago Burgos. La gestión del paraíso, el Caribe simulado y la incorporación sistémica de Cartagena de Indias: Relación entre sus geografías imaginadas y el desarrollo geográfico desigual. Universidad Jorge Tadeo Lozano, seccional Caribe
  • Emilio Pantojas García. Consumir el Caribe: El Imaginario Turístico del Siglo XXI. Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, Puerto Rico
  • PANEL:   Representaciones y Expresiones literarias caribeñas
  • Hernando Motato. Personajes de lo cotidiano en la representación de la ciudad a partir de La muerte en la calle, de José Félix Fuenmayor. Universidad Industrial de Santander
  • Lourdes Martínez-Echazábal. Viaje al oriente: El Santiago de dos peregrinos". University of California Santa Cruz.
  • Silvia Valero. El camino hacia “sujeto afrodiaspórico” en la obra de Quince Duncan. Universidad de Cartagena
  • Aleyda Gutiérrez. Más acá del lirismo, más allá de la narración: Pavana del ángel de Roberto Burgos Cantor. Universidad de San Pablo, Brasil
  • 3:50 – 4:20 p.m. Roberto Burgos. Presentación de El secreto de Alicia. Escritor

PANEL: Entre Cuba y Colombia: trayectorias, prácticas y pensamiento racial de la diáspora afro- latinoamericana en el siglo XX
  • Jesse Horst. Los Barrios Marginales y la política urbana durante la Republicana Cubana, 1937-1955.Universidad de Pittsburgh, EEUU
  • George Palacios. Manuel Zapata Olivella (1920-2004): Pensador afrodiaspórico político, radical, hereje y profeta. Saint Mary’s College, Notre Dame, IN,EE.UU
  • Ana Milena Rhenals – Francisco Flórez. Ajustando el ideal de inmigración: Afro-antillanos, sirio-libaneses, raza e inmigración en Colombia, 1880-1937. Universidad Pablo de Olavide, Sevilla-España - Universidad de Pittsburgh, EEUU

CONFERENCIA DE CLAUSURA:
Silvio Torres – Saillant. Desventuras del legado colombino: Hacia una historia intelectual rehumanizada. Syracuse University, EEU